¿Y…?

Pasaba por aquí y de pronto me tropecé con una pregunta: ¿Y…?
No es fácil vivir rodeado de interrogantes y a pesar de que hay preguntas sin respuesta, intentamos barajar todas las posibles consecuencias ante cada decisión o elección que la vida nos pone delante.
Intentando buscar una solución me prepuse despejar la incógnita. Me senté frente a ella (la pregunta) y la intenté comprender. Sólo si consigues entender la esencia de algo puedes finalmente encontrar las palabras que fluyan con su energía, con su razón de ser, que definan su naturaleza sin ningún tipo de ambages.
¿Y…?:
1. ¿Si en vez de tomar aquella dirección hubiese tomado la que finalmente descarté?
2. ¿Si en la pregunta cuatro en vez de marcar A, hubiese marcado B?
3. ¿Si en vez de quedarme con las ganas, en un ataque de atrevimiento, la hubiese besado?
4. ¿Si en vez de estarme callado le hubiese dicho lo que realmente pensaba?
5. ¿Si en vez de apostar al cinco lo hubiese hecho al tres?
6. ¿Si aquél día no hubiese salido de casa como finalmente hice?
Todas las elecciones posibles desencadenan otra serie de preguntas con múltiples respuestas y así en un infinito mar de posibilidades que es imposible controlar. Por lo tanto, lo mejor, dejarse llevar por la corriente.
Al final llegué a una pregunta en la que aún pienso…:
¿Si hiciese más caso a mi corazón y menos a mi cerebro?
Dunas de Corralejo. La Oliva. Fuerteventura. Spain.

Arquitectura caprichosa del basalto

La Palma
Luces en la niebla
Ellas
Menú