Verde

Verde el reflejo del instante en mis pupilas,

las hojas, estáticas, susurran armonía y equilibrio,

escucho la lenta canción del agua en su delicado entrechocar,

y al cerrar los ojos, el verde color se transformó en indescriptible sentimiento.

Verde el sendero en el que, paso a paso, me descubro,

avanzo despacio, estoy lleno de rincones con los que hablar,

pero no me detengo, sería fácil echar raíces,

y mi casa está lejos, rodeada de verde y de mar.

Verde el musgo del suelo en el que ella está de puntillas,

sus ojos perdidos en el horizonte, su pelo roza la orilla,

se llama Naturaleza y es delicada hasta en el pensamiento,

y sin embargo, sus cicatrices muestran historias de lágrimas y dolor.

Verde esperanza siento, antes de la rendición,

un día el cambio llegará y con él, respeto, equilibrio, aceptación…

es imposible avanzar tanto con tantas vendas en los ojos,

así que espero que el círculo se cierre, y que al final, como fue en un principio, todo sea verde, verde, verde…

El Nicho. Cienfuegos. Cuba.

Arquitectura caprichosa del basalto

La Palma
Casi soledad
La vieja calle
Menú