Otoño

Siempre llegas de puntillas, como para no molestar. Pintarás de ocres el paisaje y los momentos serán pausados y melancólicos. Los abrazos se demorarán un poco más de lo habitual y el café invitará a mirar por el cristal de la ventana. De vez en cuando habrá que sortear charcos y cuando nos duela la vida nos detendremos a observar los reflejos de las luces de la cuidad en las calles mojadas. En las canciones un piano imitará el vuelo de una hoja que cae y en el mar, las olas, querrán escapar de él.
Siempre llegas de puntillas y sin embargo todos te prestamos atención…
Monte de las Vueltas. Anaga. Santa Cruz de Tenerife. Spain.

Stop
Quizás hoy…
Menú