Jardines al atardecer

Me dijiste que el tiempo era oro y te respondí que te regalaba cada uno de mis instantes.

Me preguntaste para qué servía tanto tiempo y te dije que para comprender el verde.

El verde es sólo color, comentaste. El verde es vida y esperanza, vía libre y avanzar sin frenos, el verde es sentimiento, respondí.

¿Y qué pasa con el resto de los colores, no son importantes? Todo lo contrario, te dije. En ellos se esconde el arcoiris.

¿Persigues arcoiris? No, respondí, nunca los puedes alcanzar, pero logran despertar el niño que llevo dentro.

¿Y eso de qué sirve en un mundo de adultos? Pues para ganar tiempo, casi te susurré. Y ya sabes que el tiempo es oro…

Punta de Teno. Buenavista del Norte. Tenerife. Spain.

Diversidad Literaria
Delimitación de estados
Menú