Ellas

De cara al horizonte y sintiendo la brisa en mi pelo, mi mirada se pierde en algún lugar que está en el tiempo que se convirtió en pasado. Sin querer estoy pensando en ellas. En las huellas que dejaron en mi corazón y en mi piel. En cómo forjaron quién soy en este instante. En todos los momentos que viví cuando cada una estuvo en mi vida. Unas se fueron, otras aún están conmigo y pienso que alguna más ha de llegar.
Ingenuidad se llamó la primera. Llegó cuando apenas tenía unos años y hacía que todo fuese posible, incluso en mis realidades inventadas. La vida se encargó de espantarla y llevarla a algún rincón olvidado de mi interior, aunque de vez en cuando abre una puerta y me sorprendo creyendo en su magia.
Un tiempo después vino Inseguridad y con ella muchas dudas sobre las cosas que ocurrían a mi alrededor, tanto, que provocaba el que siempre fuese detrás del instante porque me perdía en buscar soluciones, respuestas, opciones correctas y elecciones acertadas que gastaban mis energías. Pero el cumplir años fue domándola y ya casi no existe en mí.
Felicidad viene y va y se pone de acuerdo con Tristeza. Supongo que las dos no se llevan bien, así que cuando una está la otra deja su espacio. Ambas han estado durante toda mi vida y aprendí a sentirlas intensamente. Felicidad, siempre efímera, requiere disfrutarla cada segundo. Tristeza me ha enseñado a conocer mi interior más profundo.
Melancolía vino pronto y aún está a mi lado. Invariablemente me ha permitido vivir instantes pasados como parte de mi permanente aprendizaje y como Pasión se encargó de enseñarme a vivir todo intensamente, los recuerdos están muy a flor de piel y nunca los pierdo de vista. Ellos me definen.
¡Pasión, cómo ha regido mi vida! Vino conmigo desde el instante en que nací y aún domina mi mundo. Con ella todo es desgarrador y nítido, visceral e intenso. ¿Qué haría sin ella? Siempre está junto a Sinceridad, van de la mano, aunque he de reconocer que Mentira ha intentado tener su lugar, pero pocas veces ha obtenido lo que quería.
No me considero promiscuo, pero han sido muchas; Esperanza, Tentación, Ansiedad, Soledad, Amistad, Serenidad, Ira, Verdad, Locura, Honradez, Razón, Timidez…
Ellas, siempre ellas. Marcando mi camino, determinando quién soy en esa invisible tela de araña que es la vida.

La Pared. Pájara. Fuerteventura. Canarias. Spain.

¿Y…?
Sin miedo
Menú