El barrio

(Pudiera ser cualquier calle, de cualquier barrio, de cualquier país. La esencia del transcurrir del tiempo sería la misma.

Esta es la Calle Acosta de la Habana Vieja en Cuba. Tú puedes pensar en la que prefieras, o mejor aún, dejar volar tu imaginación).

Unos amigos se encuentran y se saludan en un código indescifrable para los demás, pero que ellos forjaron tras muchas tardes de salir a jugar al callejón, descalzos y sin camiseta, cuando el sol, cansado ya, daba paso a unas estrellas que quizás nunca se pararon a mirar.

Una chica, joven y bonita, avanza despacio. Sabe que ellos la miran y eso hace que aún contonee más sus caderas. Es consciente de la magia de su caminar y eso la hace sentir muy bien, casi como si tuviese alas.

Un poco más atrás viene una madre con prisas. Se le escapa el día y aún tiene muchas cosas que hacer. Observa a la chica que camina delante y no puede evitar una sonrisa al reconocer en ella a la joven, que sin saber cómo, dejó olvidada por el camino. Piensa en la desconocida que la mira cuando se ve en un espejo y le da miedo reconocer, que tal vez, vive una vida que no es suya.

Por una transversal pasa un hombre con sombrero y las manos en los bolsillos de los pantalones. Va rápido, tanto, que unos metros por detrás van sus pensamientos: Los de un trabajo que no encuentra y unas deudas que le asfixian. Los de unas caricias compartidas y las promesas de unos besos sin escondites.

Apoyado en el marco de la puerta, un tendero calcula mentalmente los beneficios del día. Finalmente chasquea la lengua y piensa que si las cosas siguen así, en breve tendrá que cerrar el negocio.

En un balcón, un viejo observa toda la escena. Él también jugó descalzo y se quedaba parado cuando una chica bonita pasaba a su lado. Sabe lo que es vivir una vida en la que hay muchas cosas impuestas y lo agotador que puede resultar estar corriendo tras sueños imposibles. Mirando esta calle podría escribir un libro, piensa. Lástima que no sepa leer ni escribir. Sin embargo tiene claro qué título le pondría: El Barrio.

Calle Acosta. Habana Vieja. Cuba.

Siempre hacia ti
Volando
Menú