Ley de proporcionalidad

Me dijiste que el amor era luz y yo iluminé mi mundo por ti, para ti. Sin embargo, en la distancia y alejándose, apenas intuí un pequeño punto luminoso determinando tu posición.
Me dijiste que el amor no eran matemáticas. Sin embargo he podido establecer una ley de proporcionalidad: En el amor, las palabras son inversamente proporcionales a los hechos…
Roque de las Bodegas. Anaga. Santa Cruz de Tenerife. Spain.
Entrada anterior
Siempre
Entrada siguiente
Frente a las tempestades

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú