HACIA LA LUZ

Y que fácil fue quererte y que difícil olvidarte. Y que simple fue encontrarte entre tanta gente y que imposible está siendo arrancarte de mi piel y de mi mente. Y qué hacer con los sentimientos que me invaden a pesar de que hace tiempo que no te siento. Y cómo luchar contra el viento del pensamiento si cada vez que lo intento caigo vencido de rodillas antes el recuerdo intenso de tus palabras, de tus silencios y hasta de tus movimientos.

Y a pesar de todo, busco la luz, aunque a mi espalda la oscuridad siga presente e insistente intente atraparme y susurrarme que en sus brazos estaré mejor.

Pero la brisa y su caricia me han devuelto la esperanza y ya sólo de vez en cuando escucho tu risa. Mientras, espero paciente, a que pase el relente de no verte y poco a poco dejarás de dolerme para convertirte en un aprendizaje profundo y valiente.

Entrada anterior
SER LUZ
Entrada siguiente
UN ÁRBOL. MI TIEMPO

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú