Frente a las tempestades

Tú, infatigable en tu determinación de cambiar los lí­mites y las formas. Con tu vaivén incesante procuras vencer a todos, porque a todos has declarado la guerra. Y te sientes invencible porque el tiempo está de tu lado y con tiempo todo se consigue.

Yo, incansable en la batalla y sin comprender las banderas blancas. Mi corazón de acero resiste el mayor de los tormentos, la más negra de las oscuridades, la furia incontestable de tus embestidas. Pero mi tiempo ya está determinado y un dí­a dejará de ser porque sin tiempo nada es posible.

Roque de las Bodegas. Anaga. Santa Cruz de Tenerife. Spain.

Entrada anterior
Ley de proporcionalidad
Entrada siguiente
La isla vertical

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Érika Sales
    25/08/2017 00:41

    Uma arte que chega , que toma conta da pessoa toda.Um estilo de escrita que tem voz e vida.Gosto disso.Muito!

Menú