Como el mar.

Cuando te abrazo siento la orilla en tus curvas moldeadas. Si te beso me sorprende el sabor sal. En tu mirada, el verde del musgo, refulge en delicado fluctuar. En tu pelo el alisio baila despacio viniendo del norte. Tu risa es mágico entrechocar de arena y trozos de basalto. En tu presencia la misma fuerza que empuja a las olas.
Después de todo, si me paro a pensar, vas a resultar ser mar…

Roque de las Bodegas. Anaga. Santa Cruz de Tenerife. Spain.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú