A veces la melancolía me arrastra hacia tu recuerdo. Y no importa que no estés desde hace tiempo. Por instantes casi noto tu pelo arremolinado por el viento. Y tu risa son agujas que se clavan en mi piel cuando cierro los ojos y casi siento que aún estás a mi lado.
Es imposible comprender las extrañas vueltas del destino, porque un día creí que serías mi único camino y ahora estás en otros brazos y yo quito otros vestidos.
Y es en estos días fríos de diciembre cuando tu presencia intangible se aproxima y me roza el corazón. Es absurdo, lo sé, pero casi siento tu respiración y si el mar lo permite y cesa en su constante ruido, parece que te acercases a mi oído y en leve susurro me dijeses que también piensas en mí y que de ti aún no me he ido.
A veces la melancolía me arrastra hacia tu recuerdo por los extraños caminos del pensamiento…

Roque de las Bodegas. Anaga. Santa Cruz de Tenerife. Spain.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú